El libro de las maravillas

En una de las primeras páginas del conocido como el “Libro de las Maravillas” que se conserva en la biblioteca de la Universidad de St. Andrews, en Escocia, hay una anotación manuscrita fechada el 25 de Ramadán de 1263, que vino a ser el martes 26 junio 1821, en la que se dice algo así como lo que sigue:

"Hay miles de rostros en este mundo que se enmascaran con falsa belleza y elegancia, pero sólo el tuyo es verdaderamente hermoso".

Uno, que es un apasionado de la vida de los libros, no ha tardado en ponerse a imaginar que éste que se conserva ahora en aquellas lejanas tierras del norte de las islas británicas, fue en su tiempo objeto de un regalo lleno de sentimiento, con el que se esperaba sorprender, entretener y entusiasmar a la persona que lo recibió, allá en algún lejano lugar entre el Oriente Próximo y la India. ¿Lo consiguió? Yo quiero pensar que sí.

Un conejo con cabeza humana

El Libro de las Maravillas es un manuscrito realizado en India allá por la transición entre los siglos XVII y XVIII. El hecho de que fuera manuscrito por aquella época me hace pensar que es posible que se trate de un ejemplar único. Y en cierta manera lo es, independientemente si se hicieron o no más copias. No es un texto original, pues realmente recoge dos clásicos de la cultura musulmana en cada una de las partes en las que está dividido el libro: la primera es una versión abreviada del tratado "La vida de los animales" de al-Damiri (1341-1405), y la segunda recoge extractos del trabajo de Zakariya 'al-Qazwini (1203-1283) sobre los "Milagros de los Siete Mares", incluida en la obra cosmográfica "Milagros de la Creación y Maravillas de lo Existente". Pero lo que hace realmente valioso a este manuscrito es el modo en que los textos seleccionados por el recopilador son acompañados por las ilustraciones que hay en él.

Basta con fijarse en la ilustración que acompaña a este texto. Se trata de un extraño pez de cuya cabeza humana salen serpientes. Es uno de los cerca de mil animales mencionados en el Corán que se recogen en el tratado de “La vida de los animales”, independientemente de si procede de la observación directa, del folclore, o los proverbios: a efectos de un lector de aquél entonces, todos podían ser igual de reales. De hecho, vemos alternados seres como este con otros tan reales como gatos, perros, caballos, cabras y leones. La obra recopilada de al-Damiri, organizada alfabéticamente por nombre de animal contiene más de 1.050 artículos y citas a alrededor de 807 autores, en los que se trata de sus costumbres y alimentación, del hábitat, de la legalidad de su caza, los usos médicos, el significado de los nombres, la interpretación de los sueños con cada animal, así como leyendas y proverbios musulmanes que tratan de ellos. La misma línea es la que se sigue en la segunda obra recopilada, "Milagros de los Siete Mares", donde se incluyen descripciones de mares, costas, islas y sus habitantes, tanto reales como míticos, acompañadas de una extraordinaria colección de ilustraciones.

En "La vida de los animales" se asegura que el uso de cochinillas es un buen remedio para restauración capilar...

Desgraciadamente no hay fechas ni identificación alguna de las personas que participaron en la elaboración del manuscrito, aunque se supone que, por lo homogéneo de la obra, toda ella procede de un mismo taller. Pero lo que más sorprende es que se interrumpe en la página 130, sin llegar al final. ¿El motivo?, quizá debiéramos preguntárselo a la persona cuyo rostro era “verdaderamente hermoso”.

Ataque a La Meca por Abraha, rey de Yemen, alrededor de 570, quien se presentó con sus elefantes de guerra con la intención de destruir la Kaaba.




Comentarios

Entradas populares de este blog

El regalo de las musas

Yva Richard

¡Qué tiempos aquellos! Entrevista a Fantomas