Secretos del alma


Es difícil quedar indiferente ante la mirada y el gesto de Hertha von Walther en esta escena de “Secretos del alma”. Da tal salto de lo plácido y angelical a lo demoniaco, que el espectador despierta en unas décimas de segundo sitiéndose víctima de una de las más terribles pesadillas: la realidad. Uno mismo.

De hecho, cuentan que fue precisamente el estreno de esta película, lo que enfrentó por primera vez a la respetable sociedad alemana de Weimar con sus sentimientos más reprimidos, con sus ansiedades e impulsos más oscuros y ocultos. En ella muchos se vieron reconociendo esa parte de su personalidad que ocultan incluso para sí mismos. Este efecto, en cierto modo, estaba preparado, era premeditado e incluso inducido, como ahora cuando alimentan nuestras expectativas con la promesa de que vamos a sufrir, reír o emocionarnos viendo, leyendo o escuchando algo… El gancho en este caso no fue otro que el de poner a Sigmund Freud como autor en la sombra de la historia y lo que se cuenta en ella: el reflejo más o menos fiel de uno de sus casos.


De la primera proyección cinematográfica a la que asistió, que fue durante su estancia en EEUU en 1909, Freud no tuvo un gran recuerdo. Como era habitual en muchos grandes de la cultura de entonces, el asunto no le pareció mucho más que un espectáculo de feria. Puede resultar razonable, dado que en muchos casos el cine era por entonces literalmente eso, y para ese cometido se crearon muchas de aquellas primeras producciones.


Así que cuando década y media después Hans Neumann, un productor independiente por aquél entonces, redactó el borrador de un film educativo en torno al psicoanálisis y quiso contar con el respaldo de Freud, se encontró con su firme oposición. De hecho, no era el primero que lo había intentado. Pocos años antes Samuel Goldwyn fracasó en la misma pretensión, a pesar de que le había puesto cien mil dólares encima de la mesa para que colaborase como asesor científico en la producción de una serie de películas sobre los grandes amores de la historia.

Pero Neumann empleó otros recursos diferentes al de una gran oferta económica. Contactó con Karl Abraham, uno de los primeros discípulos de Freud, con el objeto de llegar a través de él a su maestro. Abraham se entusiasmó con la posibilidad de que el psicoanálisis se diera a conocer al gran público, e intentó convencer a Freud de que aceptara entrar en el proyecto. En una carta fechada el 7 de junio de 1925, argumenta que la propuesta no le gusta, pero que el cine es un fenómeno de nuestros tiempos y la película se terminará realizando con o sin su autorización, de modo que por razones tanto financieras como de control sobre lo que se va a decir sobre el psicoanálisis sería preferible estar dentro. Le explica además que la película planeada tendría una primera parte en la que se describirían conceptos como la represión, el inconsciente y la angustia. En la segunda parte, se presentaría un caso de neurosis y su curación mediante el psicoanálisis. A los espectadores se les daría además un escrito claro y comprensible sobre el psicoanálisis acompañando la exhibición del film.


El 9 de junio Freud contesta:

El famoso proyecto me resulta incómodo. Su argumento de que si no lo hacíamos nosotros, lo haría otro, al principio parecía irrefutable. Entonces se me ocurrió la objeción de que lo que pagaba esta gente era, al parecer, la autorización, pero ésta sólo la podemos dar nosotros. Si quieren hacer algo salvaje porque nosotros nos neguemos, no podremos impedirlo y no estaremos implicados. Tampoco podemos impedir que nadie haga una película de este tipo sin ponerse de acuerdo con nosotros.
Una vez rebatido este argumento, por lo menos se puede discutir sobre el asunto. Mi objeción principal sigue siendo que no me parece posible representar nuestras abstracciones de manera respetable con medios visuales. Y no vamos a autorizar nada insípido. Mr. Goldwyn al menos era lo suficientemente prudente como para limitarse a aquel aspecto de nuestra causa que soporta la representación visual: el amor. El pequeño ejemplo que cita usted, la explicación de la represión mediante mi símil en Worcester, parecería más ridículo que instructivo. (…) explique a la empresa que yo no creo en la posibilidad de producir nada bueno y útil, por lo que de momento no puedo dar mi autorización, pero sí la daría a posteriori, cuando se nos demostrara esa posibilidad a usted y a mí a través del programa presentado. No voy a negar que preferiría que mi nombre no apareciera en todo esto.” 

A pesar de ello, Abraham y Hans Sachs, otro de los colaboradores de Freud, se mantienen en el proyecto de Neumann, quien poco a poco va dándole forma y logrando nuevos apoyos, ahora en el mundo del cine. La UFA –la productora de cine más importante en Alemania durante la República de Weimar y el Tercer Reich – le proporciona un plantel de actores de primer orden en la Alemania de aquella época –por ejemplo, Werner Krauss, que había alcanzado fama internacional al encarnar al primer psiquiatra del cine en El gabinete del Dr. Caligari-, y a la cabeza de todos ellos coloca a Georg Wilhelm Pabst, uno de los grandes directores alemanes de los años 20 y 30, junto a Fritz Lang y Friedrich Murnau.

¿A qué se debió tal generosidad por parte de la UFA? Seguramente a una gran visión comercial y al hecho de que, a cambio de todo este apoyo, Neumann iba a pagar un altísimo precio: el de permitir a los guionistas de la productora que hicieran sobre su guion una serie de “adaptaciones” para que éste fuera más accesible al público general.

El 24 de marzo de 1926 se estrena en Berlín Secretos de un alma. Un film psicoanalítico. Abraham había fallecido poco antes, el 25 de diciembre de 1925, y al colaborador que sobrevivió, Sachs, Freud no perdonó nunca su participación en toda esta historia. La crítica cinematográfica de la época recibió con entusiasmo la película que ya se atribuía a Pabst y la UFA, dejando de lado a Neumann y más allá de su empleo como gancho, a su originaria función pedagógica con respecto al psicoanálisis… Como resultado, había nacido un gran éxito comercial y una de las obras cumbre del cine mudo alemán.

Efectivamente, es difícil quedar impasible ante la mirada burlona de Hertha von Walther, observándonos desde el pasado en esas pesadillas que pueblan los “Secretos del alma”.




Share on Google Plus

About Charles de Batz

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario