¡Pensé que habían quemado esto!



Presiento el viernes en mí…

Según cuentan, esta escena del largometraje de 1941, "Hellzapoppin", es objeto de culto para la comunidad Lindy Hop, y fue fundamental para lograr el renacimiento internacional del Swing, ese género musical tan salvaje y vital que hunde sus raíces en el jazz.

Dice la leyenda que el Lindy Hop, que luego harían famoso en una versión más edulcorada  Ginger Rogers, Gene Kelly y otros muchos bailarines del Hollywood clásico, nació en un concurso de baile que se celebró en una sala de Harlem en 1927, para festejar el célebre vuelo de Charles Lindbergh. Parece ser que Lindy no es otra cosa que una abreviatura del nombre del popular aviador y Hop, salto.

Los bailarines que aparecen en esta escena, en orden de aparición y por parejas son William Downes y Mickey Jones, la grandísima Norma Miller (a la que se le reconocía como la Reina del Swing) y Billy Ricker, Willamae Ricker & Al Minns, Ann Johnson y Frankie Manning, uno de los cradores del Lindy Hop.

"Hellzapoppin", es una película fácil, amable y con humor tópico, pero que encierra varios secretos en sí que hacen de ella una verdadera curiosidad. Ya sabemos que se trata de objeto de culto para los Lindy Hoppers, pero no se queda ahí. Cuentan que los dos protagonistas de la película, Chic Johnson y Ole Olsen eran grandes amigos de Orson Wells, así que en una escena en que aparecía un trineo Johnson exclama al ver que se llamaba "Rosebud":


¡Pensé que habían quemado esto!

Share on Google Plus

About Charles de Batz

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario