La medida y el sueño


De Durero y su manera de entender el arte decía Erwin Panofsky, uno de sus mayores biógrafos, que "aplasta y estruja una almohada para darle seis formas diferentes y anotar cuidadosamente las variaciones que observa en ellas".

Es precisamente una almohada la que pudo modelar la noche del 7 al 8 de junio de 1525 el sueño que representó aquél la mañana siguiente en la acuarela titulada  “Una pesadilla”. En un texto escrito al pie de la misma, explica que se trata de una visión apocalíptica que ha dejado una profunda huella en él:

“En 1525, durante la noche del miércoles al jueves después de Pentecostés, vi en sueños lo que representa este dibujo: una multitud de trombas de agua que caían del cielo. La primera golpeó la tierra a una distancia de cuatro leguas: la sacudida y el ruido fueron terroríficos, y toda la región se vio inundada. Tanto me hizo padecer aquello que me desperté. Después, las otras trombas de agua, espantosas por su violencia y su número, golpearon la tierra, unas más lejos y otras más cerca. Y caían de tan alto que parecían bajar todas con lentitud. Pero cuando la primera tromba estuvo muy cerca ya del suelo, su caída se hizo tan rápida e iba acompañada de tal ruido y de tal huracán que me desperté, temblando como una hoja, y tardé mucho tiempo en reponerme. De suerte que, una vez levantado, pinté lo que aquí arriba vemos. Dios encamina todas las cosas hacia su mayor bien.”

Eran tiempos muy dados a relatar cataclismos en los que se mezclaban a partes iguales lo natural con lo sobrenatural: fenómenos celestes, lluvias y granizos de todo tipo de objetos y seres, temblores de tierras, aguas ensangrentadas, nacimientos sorprendentes… Todos ellos parecían estar hechos para llenar al mismo tiempo los bolsillos de quienes hacían fortuna sacando a la luz hojas volantes y relaciones con ese invento reciente llamado imprenta, y el del imaginario popular tan necesitado de esas noticias breves e impactantes de las que se alimentan las sociedades analfabetas.

Eran momentos inestables, de guerras cruentas de religión, de hambrunas, de crisis de fe en quienes realmente habían creído, y de defensa de los derechos adquiridos en quienes nunca lo habían hecho. Europa era un campo de batalla constante, una trampa mortal. El hogar de la hambruna, la peste y la superstición.

Pero por algún motivo en esta obra de Durero parece verse algo más que un relato fenomenológico. Se aproxima a las técnicas narrativas populares para describir  -mediante el texto, pero principalmente el dibujo- el contenido de un sueño, algo novedoso en la historia del arte. A diferencia de otras representaciones anteriores, en las que encontramos a alguien soñando, aquí nos muestra una visión propia, sin intermediarios,  resultando una obra tan intemporal como estremecedora. Una mezcla de surrealismo y dibujo automático avant la lettre. Una representación, como dice José María Ridao en “Durero Soñando”, del miedo que experimenta el individuo frente a los acontecimientos de la historia.

Marguerite Youcenar, en “El tiempo, gran escultor”, destacó el espíritu realista de  Durero, aún viviendo un sueño en el que es espectador de un drama cósmico.

“Su precisión es la de un físico: a partir del choque de la primera tromba de agua, ha tratado de medir a qué distancia se hallaba del punto en que esta agua golpea, y de evaluar las demás con respecto a la misma. Ha tenido en cuenta la aparente lentitud, luego la velocidad que se va incrementando vertiginosamente, de aquellos torrentes que caen de tan alto. Y cosa extraña, a mi entender, tratándose de un sueño: ha sentido la sacudida y ha oído el estruendo de los torrentes de agua.”


Y es que quien se enfrentaba a esa pesadilla, publicaba en su propia imprenta ese mismo año de 1525, una obra en cuatro tomos titulada Unterweisung der Messung mit dem Zirkel und Richtsheit,Instrucción sobre la medida con regla y compás de figuras planas y sólidas”, que se convirtió en el primer tratado de matemáticas escrito en alemán -si no excluimos algunos libros previos de aritmética elemental-. El objeto general de la obra era ayudar a pintores, orfebres, escultores, albañiles, carpinteros,... y a todos aquellos a los que la medición es útil, a definir las cantidades, dimensiones, tiempos, magnitudes en resumen, en las que se organiza todo aquello que nos rodea.
Share on Google Plus

About Charles de Batz

    Blogger Comment
    Facebook Comment

6 comentarios:

  1. Tiens! Creía que los comentarios que había puesto en los otros posts se habíann guardado... Mi ignorancia de google plus es supina; es una herramienta que no uso... Pero viendo el desaguisado que te ha supuesto para el blog, me siento desolado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay problema. Solo puedo agradecer vuestra paciencia mientras me aclaro con el comentador que, no se porqué, no parece ir como debiera... Intentare solucionarlo lo antes posible, aunque he de decir que mi ignorancia en torno a estas cosas es enorme... A ver si con este último cambio que he hecho, y alguna otra corrección consigo dar por resuelto el tema.

      Eliminar
  2. en configuaración / configuracion de usuario/ pruebe a desactivar el perfil de google suyo y deje solo el de blogger

    para publicar en google plus, como ya no está en automático, simplemente copie dirección de la nota y pegue en publicar en gogle plus
    los perfiles de blogger y gogleplus se pegan de hostias, no lo tienen fino todavía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le debo un Armagnac o un bocata calamares, como prefiera, que creo que siguiendo sus consejos, lo he solucionado por fin.

      Salud!

      Eliminar
    2. pasa al blog del "postre" a privado para que goglito no lo lea o creerá que lo has duplicado y te manda los 2 al guano

      Eliminar
  3. Eliminado... Es el que empleé para hacer pruebas para montar este. Gracias!

    ResponderEliminar